Precio y desinterés, dos lastres para el despegue de la TV móvil

mobiletv.jpg

Expansion.com

El consumo de contenidos audiovisuales a través de los terminales móviles no acaba de despegar en España. Al contrario, desciende en una proporción nada despreciable: en 2007, el 18% de los usuarios que tenía un teléfono 3G (necesario para poder ver la televisión móvil) visualizó en alguna ocasión contenidos televisivos frente al 29% que lo hizo en 2006; esto es, conforme crece la penetración de este tipo de tecnología, baja la cifra de quienes ven televisión en el móvil.

¿Cuál es la razón de esa escasa audiencia? Fundamentalmente el precio. “La mayoría de los usuarios no sabe realmente cuánto cuesta ver contenidos televisivos a través del móvil, pero piensan que es caro, ya que lo asocian al precio del acceso a Internet. Generalmente, se atribuye un coste superior al real”, explicó ayer Felipe Romero, de The Cocktail Analysis, durante la presentación de los resultados de la segunda oleada del estudio Televidente 2.0, que analiza la evolución del consumo de televisión en Internet y telefonía móvil en España. “Buena parte de los que se acercan a la televisión a través del móvil lo hacen aprovechando promociones”, añadió.

Otro motivo que esgrimen los usuarios para no ver la televisión en sus terminales es que los contenidos que se ofrecen no les interesan, y si se añade que muchos prefieren ver la televisión convencional, que la calidad de la imagen es baja y que la pantalla es pequeña, se obtiene un amplio abanico de razones para que no cuaje este tipo de oferta televisiva. Y entre los que han accedido a contenidos televisivos, el 44% puntúa su experiencia con un notable, frente al 32% que concede un aprobado raspado y un 24% que lo suspende.

También es llamativo que la mitad de los que han visto televisión en su móvil lo ha hecho desde su casa, frente al 35% que ha accedido a este servicio durante sus desplazamientos en los medios de transporte o el 25% que lo ha utilizado por la calle. “Estas conductas transmiten inmadurez en el tipo de consumo”, afirmó Romero. Con todo, “el interés por consumir contenidos audiovisuales en el móvil se encuentra presente entre los usuarios; la clave será la definición del modelo de contenidos y de negocio que propongan los actores implicados”.

El panorama cambia radicalmente cuando se analiza la evolución del consumo de televisión a través de Internet. Según el estudio de The Cocktail Analysis – que ha sido patrocinado por Antena 3, Ericsson, Iceberg Media, MTV Networks y Telefónica-, el 78% de la población internauta consume contenidos descargados de la Red, y el 40% regala o presta a sus allegados estos contenidos (principalmente películas, música y series extranjeras. El 40% visualiza los productos a través de la televisión y el resto, en el ordenador.

El informe pone de manifiesto que el aumento del número de internautas que cuelga sus creaciones en la red, y la plataforma preferida es YouTube, que “es la referencia absoluta para el consumo de vídeos de corta duración gracias a su inabarcable oferta”. De hecho, el 35% de internautas accede, al menos, una vez a la semana a este servidor, frente al 13% que visita en el mismo periodo de tiempo los sites de canales de televisión generalista (Antena 3, Telecinco, la Sexta y Cuatro, juntas).

Y a la hora de pagar por los contenidos, los internautas no manifiestan una oposición tan encendida como sucede con el móvil. Por disponer de películas de cine en el momento de su estreno están dispuestos a pagar 2,9 euros por verlas y 3,2 por descargarlas; por ver los partidos de fútbol no emitidos en abierto, los usuarios desembolsarían 2,7 euros, y por descargarse películas X o capítulos de series de televisión no estrenados, dos euros.

Para Felipe Romero, los resultados del informe dejan claro que “la televisión convencional sigue siendo la principal fuente de la que se alimenta el consumo de contenidos audiovisuales en Internet. Sería un tremendo error olvidar su protagonismo y su fortaleza”.

Quizá para algunos se trate de una iniciativa un tanto macabra, aunque para otros resulte una idea práctica y que deba extenderse. Reino Unido -y más concretamente el crematorio de Southampton- ofrece la posibilidad de que familiares y amigos puedan asistir de forma virtual al funeral y a la incineración del fallecido en caso de no poder acudir a dar el último adiós en persona. Según ‘The Guardian’, el crematorio cobrará 75 libras -95 euros- por este nuevo servicio de retransmisiones ‘online’ de ceremonias. Este sistema de pago por visión funciona a través de unas contraseñas que la funeraria concede a los familiares, de manera que éstos son los que ceden estas claves a quienes ellos consideren oportuno.

A través de una cámara, colocada en una de las esquinas de la capilla, se puede observar lo que sucede en la ceremonia. Además, el crematorio ofrece la posibilidad de adquirir un DVD o incluso el archivo de audio con las palabras de homenaje al difunto.

Lo cierto es que el negocio de la muerte y la Red llevan años caminando de la mano con ideas más o menos curiosas. Así, ya es posible dar las condolencias virtuales a través de una portal digital, colgar esquelas en Internet e incluso buscar, a través de la página del Grupo Funespaña fallecidos.net, el lugar donde está siendo velado el cadáver, así como saber en qué cementerio se ha enterrado el difunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s