El Gobierno dice que tres TVs son suficientes para garantizar la pluralidad

broken-tv

Negocios.com

Marejada en el mundo audiovisual. El Gobierno aprobó el viernes con carácter de urgencia un real decreto de medidas para el sector de las telecomunicaciones que pone patas arriba el mercado televisivo nacional. Según el texto, y tal y como adelantó este diario en su edición del 16 de diciembre, se permiten las fusiones de cadenas privadas a nivel nacional siempre y cuando juntas no superen el 27% de audiencia. Se elimina, por tanto, la prohibición de que una misma empresa tenga participacición significativa (5%) en más de un canal.

Muchas dudas genera este texto. La primera y más importante es que el PSOE demuestra no tener un modelo de sector televisivo claro, lo que le obliga a gobernar a golpe de petición del sector o a golpe de presión de algún determinado grupo. La prueba son los argumentos que ha utilizado el ejecutivo para aprobar este texto “urgente”.

Según la nota repartida a los medios el viernes, se permite la fusión de dos operadores “siempre que se garantice la existencia como mínimo de tres operadores privados de ámbito nacional con dirección editorial distinta”. ¿Tres operadores? Curiosamente, ahora el Gobierno dice que bastan tres canales para garantizar la pluralidad de los medios, pero hace sólo tres años y medio el PSOE se basó en que tres cadenas privadas no eran suficientes para conceder un cuarto canal analógico, que acabó dando a La Sexta, de ideología marcadamente de izquierdas.

El entonces ministro de Industria, José Montilla, hoy presidente de la Generalitat, aseguró el 25 de noviembre de 2005, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que le dio la licencia a La Sexta, que “el Gobierno de España se fijó como uno de sus objetivos aumentar el pluralismo audiovisual: a más oferta, más y mejor televisión”.

¿A más oferta, más y mejor televisión? Ahora parece ser lo contrario. Peor aún: según el real decreto, publicado ayer martes en el BOE, además de incluir medidas para el sector energético, ha desaparecido la alusión al mínimo de tres canales. Entonces, ¿podrá quedar sólo uno? “Es una vergüenza”, asegura un directivo de una cadena. “Ahora buscan la concentración y hace tres años buscaban más actores. ¿Qué querrán dentro de tres años? Es un decreto ley hecho a medida para alguien pero, ¿para quién?”, se pregunta.

Porque esa es la sensación en el sector: que es un texto a medida para permitir que alguna cadena con problemas se fusione. De hecho, el argumentario del texto habla de la difícil situación del mercado como una de las razones que han llevado al Gobierno a aprobar este real decreto en medio de unas elecciones, una dimisión de un ministro, y una supuesta trama de corrupción en el PP. Todas las quinielas apuntan a una fusión entre Antena 3 Televisión y La Sexta, lo que han negado las dos partes.

Llama la atención también la urgencia con la que se ha aprobado el texto. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, lleva varios meses reuniéndose con todas la partes implicadas para elaborar la nueva Ley Audiovisual, que anunció estaría lista para la primavera. Se ha reunido ya con la Forta, RTVE y Uteca. ¿Por qué unas medidas urgentes? “Porque así no tiene que pasar por el Parlamento, se evita el debate con el resto de partidos políticos y gana tiempo”, asegura alguien del sector. “Parece que esa ley se estaba atascando”, asegura otra fuente. ¿Cuál será el próximo decreto?

Anuncios

Un pensamiento en “El Gobierno dice que tres TVs son suficientes para garantizar la pluralidad

  1. Hola,

    Simplemente quería hacer un par de precisiones a lo que comentas.
    En primer lugar, el Real Decreto-Ley sí que mantiene la obligación de que al menos haya tres radiodifusores independientes entre si en el ámbito estatal. Lo indica en su artículo 2, en el que añade 3 apartados (9, 10 y 11) al artículo 19 de la Ley 10/1988 de tv privada. Concretamente, lo indica en el nuevo apartado 11.

    Por otra parte, estoy muy de acuerdo en que esta medida es contradictoria a lo esgrimido hace tres años para modificar la ley de tv privada y permitir la entrada de un nuevo radiodifusor. También es muy poco correcta, a mi parecer, la forma en la que se ha tramitado, sin el correspondiente debate parlamentario. El PSOE está acostumbrándose a ello, replicando el estilo intervencionista y poco democrático de la época del PP. De ello puede concluirse que no se trata de partidos, sino de cultura democrática, algo que en nuestro país parece no existir o ser muy pobre.

    La argumentación que se hace en el preámbulo de la norma me parece como de chiste. La crisis, las dificultades del sector… parece una novelita de catástrofes. Además de que pueda haber presiones del sector y de que alguna fusión esté cociéndose, se me ocurre también que este Real Decreto-Ley viene a solventar una situación inminente: Se acerca el fin de la moratoria de aplicación de las anteriores normas anticoncentración.

    Según el apartado 3º de la Disposición Adicional 32ª de la Ley 62/2003(BOE 31/12/2003), la imposibilidad de contar con participaciones significativas (+5%) en dos o más radiodifusores de ámbito estatal no se aplicaría a los casos de los radiodifusores exclusivamente digitales (Net TV y Veo TV) hasta el 1/01/2005. Posteriormente, en el apartado 2º del artículo 2 de la Ley 10/2005 (15/06/2005), dicha moratoria fue prolongada hasta el cese del periodo de transición analógico-digital. De hecho, se modificó ligeramente el texto haciendo alusión a la no aplicación de dicha restricción a las situaciones que se diesen entre operadores analógicos y digitales.

    La transición analógico-digital está ya en sus compases finales, recordemos que el 30 de junio de este año se produce el primer cese de las emisiones analógicas. Así pues, además de una posible fusión sorpresa, esta nueva normativa respalda la situación de, por ejemplo, Vocento, con participaciones significativas en Telecinco y Net TV.

    Sin embargo, no me cuadra que el gobierno esté preocupado por Vocento, no sé si son muy amigos.

    En cualquier caso, considero que esta Ley no es en absoluto una herramienta para fomentar el pluralismo, pues favorece todo lo contrario, la concentración. Además, demuestra muy poco buen hacer y voluntad por arreglar el pésimo marco jurídico de la televisión, excesivamente fragmentado. Por último, lo de mezclar las normas de telecomunicaciones con lo de la energía eléctrica acaba de redondear el chiste.

    En unos meses descubriremos el porqué de este Real Decreto-Ley, a ver con qué nos sorprenden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s