El futuro de la televisión es social

Hoy en día la gente utiliza las redes sociales mientras realiza otras actividades, como la más esencial, la de ver la televisión. Pues un estudio publicado en enero por Yahoo, encontró que claramente es el 86% de las personas las que  utilizan Internet en sus dispositivos móviles. De esos números, el 40% utiliza sitios de redes sociales, el 33% están utilizando aplicaciones móviles y el 37% está navegando por Internet.

La gente, y no es de extrañar, hoy en día, se comunica con sus amigos en tiempo real a través de chat, mensajería instantánea, Twitter…, mientras que comentan sobre el contenido que están viendo. Eventualmente puede haber una sincronización de compartir con el vídeo, lo que significa que los usuarios pueden hacer comentarios específicos sobre lo que están viendo cuando están mirando e invitar a otros a hacer lo mismo.

Con el nuevo YouTube  y la idea de que YouTube puede producir su propio contenido, el vídeo y lo social acaban un paso más cerca el uno al otro. En la era de los descubrimientos sociales, los usuarios podrán solicitar recomendaciones basadas en su gráfico social o específicos de los círculos sociales en redes como Google +. La televisión social será comisariada por los usuarios y sus amigos. Por supuesto, puede esto desemboca en una idea equivocada de combinar el gráfico social con el gráfico de interés. El usuario y sus amigos no comparten necesariamente los mismos intereses, aunque es posible que compartan el mismo gráfico social. Este aspecto de la televisión social necesita más ajustes, no puede asumir que las personas que son amigas compartan todas los mismos intereses.

Para los editores, la idea de la televisión social es estelar. Si funciona, sería encontrar un público objetivo mucho más fácil. Todo se basa en la gráfica social y con un programa destinado a la publicidad para unos usuarios más concretos.

marketingdirecto.com

Anuncios

El Consejo de Ministros aprueba el Reglamento de desarrollo de la LGCA

El Consejo ha aprobado el desarrollo del Reglamento de la ya aprobada Ley General de la Comunicación Audiovisual en materia de comunicación comercial televisiva, y para dotar de seguridad jurídica a los operadores. El Reglamento precisa la forma del cómputo de doce minutos de publicidad por hora de reloj, o el número máximo de interrupciones publicitarias por programa. En Autopromoción queda excluido del cómputo de los doce minutos por hora de publicidad los anuncios relacionados con los propios programas o con productos accesorios derivados directamente de esos programas. No obstante, establece un máximo de cinco minutos por hora para este tipo de anuncios.

“Las emisiones que computan dentro de este límite, son los avances de programación, las sobreimpresiones publicitarias sobre los programas (que no se limitan a informar de su próxima emisión) o las autopromociones de las cadenas”. “Se excluyen -dice el texto aprobado- de dicho cómputo, “los programas o secciones de programas que versen sobre la programación de la cadena, las referencias genéricas a la propia cadena o los mensajes emitidos por el público para interactuar con los programas” (entonces ¿qué es la autopromo?). Por último, el Reglamento define también la noción de ‘producto accesorio’ directamente derivado de los programas.

Tampoco computan las telepromociones (publicidad efectuada por el presentador o protagonistas de un programa, utilizando el escenario, la ambientación y el atrezzo del programa), según la LGCA, en el límite de doce minutos, pero se limitan a tres minutos por hora y 36 minutos por día. Entre los aspectos que ahora se precisan de ellas en la Ley está la duración mínima, 45 segundos. También se regula su ubicación, dentro de los programas o, en el caso de las telepromociones relativas a obras de ficción, inmediatamente antes o después de los programas. No pueden emitirse dentro de los bloques publicitarios normales, en cuyo caso computarán dentro del límite de doce minutos.

Tampoco computa en los 12 minutos hora el patrocinio publicitario, según la Ley General de la Comunicación Audiovisual. SIn embargo se fija con carácter general una duración máxima de diez segundos y se especifica que deben ir asociados a programas o subprogramas que tengan una entidad propia, no admitiéndose respecto de secciones de los programas o de avances de programación. En cuanto a su contenido se establecen condiciones como que no pueden incitar a la compra. Cuando un patrocinio no cumpla las condiciones establecidas, se considerará publicidad convencional y, por tanto, computará dentro del límite de doce minutos por hora.

En Emisiones de publicidad durante retransmisiones deportivas, la LGCA permite anuncios publicitarios aislados cuando el acontecimiento se encuentre detenido. Cuando no esté detenido, sólo se consiente la emisión de mensajes publicitarios siempre que permitan seguir dicho acontecimiento (ventanas). El Reglamento aclara cuándo se encuentra el juego detenido, según los reglamentos que rijan cada juego. Se permite la publicidad mediante sobreimpresiones que no ocupen más de una quinta parte de la pantalla y, mediante pantallas partidas, en las que se permite mayor o menor extensión de la pantalla partida dedicada a la publicidad en función de que se mantenga o no el audio de la retransmisión.

Rescisión del contrato de la TDT a Astra en Cantabria

El juicio por la rescisión a la empresa Astra del contrato de la  universalización del servicio de TDT en Cantabria se celebrará los próximos 13 y 14 de diciembre en el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Santander, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.

Astra fue adjudicataria del concurso convocado por el anterior Gobierno de Cantabria para universalizar la TDT, peor, al asumir estos objetivos poco después el Ejecutivo central, la Consejería de Industria optó por resolver el contrato.

Este fue adjudicado, a través de una encomienda de gestión a la sociedad pública IDICAN, en un importe de 4,5 millones de euros, que reclama la empresa, que además calculó en su momento una indemnización de 22 millones de euros en concepto de lucro cesante.

En marzo de 2008, SES Astra resultó adjudicataria del concurso para la universalización de la televisión digital en el territorio de la comunidad autónoma, que incluía también servicios de Internet de banda ancha, con un presupuesto de 4,5 millones de euros.

El concurso fue convocado en febrero de 2008 y a él concurrieron también Telecom Castilla La Mancha; Abertis Telecom y la UTE Telefónica Servicios Audiovisuales y Sermafas Telecomunicaciones. La adjudicación se hizo a través de una encomienda de gestión a la sociedad pública regional IDICAN.

La solución planteada por SES Astra contemplaba la construcción de una cabecera de satélite o telepuerto en el Parque Empresarial Besaya, en Reocín, desde donde se hubiera captado la señal de televisión digital terrestre para enviarla al satélite.

Además, SES Astra desarrollaría servicios de banda ancha, que permitirá el acceso en condiciones de gratuidad, con 46 Megahertzios y con unas capacidades similares a la conexión por ADSL, que se podrían prestar en lugares públicos o a empresas.

La oferta de la empresa planteaba un coste máximo de 235 euros para el equipamiento básico (antena y decodificador) y para compensarlo, el Gobierno proyectó una línea de subvenciones para usuarios de zona de sombra y en función de los niveles de renta.

Cuando se presentó públicamente esta adjudicación, el entonces consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico, Javier del Olmo, defendió que la iniciativa se “observaba” desde otras instituciones españolas y europeas, al ser Cantabria la primera comunidad que recurría a la transmisión de la señal digital a través del satélite y no mediante los tradicionales repetidores terrestres.

Esta modalidad fue elegida por Industria, a través del Plan TDCan (Televisión Digital en Cantabria), con el objetivo de llegar a las zonas en las que la orografía de la comunidad autónoma dificultaba la cobertura de la señal.

Tras la rescisión, SES-Astra anunció que emprendería acciones legales por la ruptura unilateral del contrato, acusando al Gobierno de contradecir los principios de libre competencia en el mercado satelital.

El Ejecutivo regional justificó la rescisión en que después en septiembre de 2008, y en respuesta a la realidad de la extensión de la TDT en toda la geografía nacional, el Gobierno de España tomó la decisión de impulsar las medidas adecuadas para hacer posible la universalización del acceso a la TDT en toda España, sin costo alguno del servicio, ni para las Comunidades Autónomas ni para los propios usuarios.

En consecuencia, el Gobierno decidió resolver el contrato, ya que el Estado asumiera íntegramente la implantación del sistema de señal vía satélite para llegar a todos los hogares, para evitar así que se tuviera que asumir la inversión de 4,5 millones de euros que fue asumida íntegramente por el Gobierno de España sin coste alguno para la región.

La televisión online moverá 38.400 millones en 2015

La televisión por internet (IPTV) va a seguir ganando relevancia gracias a los servicios de las operadoras de telecomunicaciones y de empresas tecnológicas como Netflix y Amazon. Según la consultora Infonetics Research, esta servicio de televisión online moverá 52.950 millones de dólares (unos 38.400 millones de euros) en el año 2015.

En ese año, la IPTV supondrá el 15% del negocio del total de la televisión de pago. Un porcentaje muy superior, según estos expertos, al registrado en 2008, cuando solo captó el 4% del mercado, quedándose muy lejos de los servicios de cable, que absorbieron el 59% de los ingresos de la industria de televisión de pago, y del 38% obtenido por las ofertas de las plataformas digitales vía satélite.

En cualquier caso, el sector está moviéndose. “Los operadores de cable están siendo retados en todo el mundo por las compañías de satélite y las empresas que ofrecen servicios de IPTV tanto con sus nuevos servicios y ofertas como con precios más atractivos para los usuarios”, indicó Jeff Heynen, analista del área de Banda Ancha de Infonetics Research.

En este sentido, estos analistas indican que el número de nuevos clientes de cable está cayendo en Norteamérica y la zona de Europa, Oriente Medio y África, mientras que está registrando pequeños incrementos en Asia y Latinoamérica. Por el contrario, según estos analistas, la mayor parte del crecimiento de la televisión de pago procederá del cable y el IPTV.

cincodias.com

Las Comunidades Autónomas contemplan no exigir garantías en los próximos concursos públicos de licencias de TDT

En los últimos años, cada vez hay más casos en los que las convocatorias de concursos públicos audiovisuales no exigen garantías para participar. Extremadura con las concesiones de TDT y Castilla y León con las licencias de Radio FM, son comunidades que decidieron no requerir avales para licitar. Lo que antes era un filtro para garantizar la seriedad de las proposiciones se ha convertido en un serio inconveniente para las empresas de comunicación.

A la vista de los nuevos procedimientos de selección para las nuevas licencias de comunicación audiovisual (TDT y Radio FM), y debido a la coyuntura económica actual, las CCAA se están planteando no exigir garantía alguna para concurrir.

La justificación jurídica para no exigir garantías a los participantes se encuentra en el artículo 91.1 de la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público, que establece que:

considerando las circunstancias concurrentes en cada contrato, los órganos de contratación podrán exigir a los licitadores la constitución de una garantía que responda del mantenimiento de sus ofertas hasta la adjudicación provisional del contrato

Se explicita claramente que la exigibilidad de dicha garantía provisional es potestativa para el órgano de contratación. Y aunque la normativa de contratación administrativa no es de plena aplicación, ha servido de base para legitimar la ruptura de una barrera de entrada a la gestión de emisoras de radio.

En la actualidad, la falta de financiación es uno de los principales problemas que sufren las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y los autónomos y la crisis está colocando a muchas compañías en una posición de supervivencia. Hasta la fecha, a las empresas y a los autónomos del sector que participan en los diferentes procesos se les exigía, por parte de las autoridades audiovisuales, la correspondiente garantía provisional. Ello dificultaba el acceso a los procesos de licencias audiovisuales ya que la exigencia de la garantía obliga a las empresas a depositar un aval que debe de mantenerse hasta la adjudicación provisional.

Esto significa una dependencia cada vez mayor de las empresas con las entidades financieras, únicamente por participar en un procedimiento de contratación con la Administración.

La autoridad audiovisual de Castilla y León (en las bases publicadas en abril de 2011) tomó la decisión de no exigir avales en el concurso público para otorgar licencias de comunicación radiofónica con el objeto de facilitar e incentivar la presentación de empresas a la licitación pública. La medida favoreció la reactivación del tejido empresarial radiofónico de la comunidad autónoma.

Por ello, los ejecutivos de Valencia, País Vasco, Cantabria, Cataluña y Navarra se plantean la posibilidad de no incluir los temidos avales como requisito previo para la participación en los nuevos concursos de licencias audiovisuales.

La CMT establece un pago adicional de 38 millones de euros a Telefónica para financiar RTVE

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha impuesto un pago de 38 millones de euros a Telefónica adicional a lo que ya abonó la empresa de telecomunicaciones para financiar RTVE en virtud de sus ingresos de 2010. Además, el organismo regulador ha establecido que Starmax TV, plataforma de televisión por satélite, que se presentó en marzo, también debe abonar el canon establecido por ley para financiar a la corporación.

En lo referente a Telefónica, tras analizar la información aportada por compañía, la CMT ha impuesto un pago adicional a Telefónica de 21,3 millones de euros y otro de 16,7 millones de euros a Telefónica Móviles a lo que ambas empresas ya aportaron en virtud del canon que las operadoras de telecomunicaciones están obligadas a pagar a RTVE según la Ley de Financiación de RTVE.

Concretamente, la ley establece que las compañías de telecomunicaciones que tengan negocios audiovisuales en distintas comunidades autónomas deben abonar para financiar a RTVE el 0,9 por ciento de sus ingresos brutos anuales. No obstante, Telefónica, a la hora de calcular el canon que tenía que pagar a RTVE, excluyó de sus ingresos de 2010 algunas partidas, al entender que esos ingresos provenían de negocios no gravados por la ley.

Sin embargo, la CMT, en sendas resoluciones fechada el 27 de octubre, ha asegurado que la Ley de financiación CRTVE “no ofrece lugar a dudas” sobre “la base imponible de la aportación a realizar por los operadores de telecomunicaciones” y ha concluido que los ingresos declarados por Telefónica y Telefónica Móviles en el ejercicio 2010, en su autoliquidación, “no se corresponden con la base liquidable que debió haber declarado a los efectos del cálculo de la aportación anual” a realizar a RTVE, por lo que ha impuesto un pago adicional a ambas de 38 millones de euros.

STARMAX OBLIGADA A PAGAR A RTVE

Por otro lado, la CMT, en otra resolución, dada a conocer este jueves, obliga a Starmax TV, la nueva plataforma de televisión de pago pro satélite que comenzó a funcionar en España en el mes de marzo, a destinar el 1,5 por ciento de sus ingresos a RTVE, tal y como establece la Ley de Financiación de RTVE para las televisiones de pago.

Starmax TV había enviado un escrito a la CMT, con fecha 20 de mayo, argumentando que, al ser una plataforma de televisión satelital dedicada a la difusión de canales de televisión de terceros, sin responsabilidad editorial, por tanto, sobre los programas o contenidos audiovisuales que emite, estaba excluida del pago del canon para financiar RTVE.

No obstante, en su resolución, la CMT concluye que Starmax, “al ser una plataforma satelital que ofrece servicios de televisión de acceso condicional de pago, estaría realizando el presupuesto de hecho previsto en la norma –Ley de Financiación de RTVE– y por tanto, deviene obligado a realizar la citada aportación”. Por ello, concluye que Starmax TV deberá realizar una aportación del 1,5 por ciento de sus ingresos brutos de explotación facturados a financiar a la corporación pública.

EuropaPress

La tv busca nuevas audiencias en la calle

Más de un centenar de empresas de equipamiento tecnológico para la industria audiovisual y los principales operadores de radio, TV y cine de nuestro país se dan cita esta semana en Madrid para participar del Salón Profesional Internacional de la Tecnología Audiovisual, la feria de referencia para la industria española y una de las primeras de Europa.

abc.es

Organizada por Ifema con el apoyo de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPE) y la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión, esta edición de Broadcast pondrá en primer plano uno de los aspectos que más están definiendo a esta industria a nivel mundial: el desarrollo de un mercado «multipantalla» o multidispositivo y deslocalizado, con aparatos como el portátil, el iPad o el smartphone, entre otros, que permiten ver la televisión en entornos distintos al tradicional del salón del hogar. Ahora se puede ver televisión mientras se espera el metro, en el avión, o en el AVE… y en el futuro también llegará a otros sitios insólitos de la calle.

Televisión híbrida

Gran parte de las sesiones de las jornadas técnicas de la feria pondrán el acento en uno de los modelos de negocio más interesantes, el de la televisión híbrida, que mezcla el «broadcast» tradicional, con la banda ancha o Internet, es decir, con una televisión que permite la interconectividad y bajar contenidos «on line», bajo demanda. Esta nueva televisión a la carta y personalizada —fomentada por Alemania y Francia bajo las siglas HbbTV para que sea el estándar europeo— responde a una tendencia en alza: según datos recientes de CISCO, los mayores consumos de tráfico en Internet se producen por la distribución de contenidos audiovisuales en la red.

Según los organizadores del certamen, también se observa una generalización de las 3D, por lo que se podría hablar con propiedad de una «3Dmanía», aunque aclaran que es pertinente reflexionar sobre el estado actual del arte en

cuanto a la realidad tecnológica, las exigencias de la producción en 3D y los mejores canales para su distribución.

Muchas de las empresas participantes en el salón impartirán cursos sobre nuevas tecnologías en audio y vídeo digital. Prada Audiovisual, por ejemplo, mostrará los últimos avances de Apple, la Escuela Profesional de Nuevas Tecnologías presentará las novedades en AutoDesk/CICEC y Avid Technology, en edición rápida y fácil con Media Composer y Pro Tools.

Según datos de FAPE, en la última década el sector de productores audiovisuales de España pasó de facturar 1.081 millones de euros (1999), a los 2.062 millones del último año analizado (2009). En ese mismo período se ha duplicado el número de puestos de trabajo directos, que pasaron de 6.304 a 12.959. Solo Madrid y Cataluña concentran casi el 80 ciento de la facturación de esta industria.