NET TV y Viacom lanzan un nuevo canal en abierto

Vocento, grupo de comunicación multimedia líder en España, ha alcanzado un acuerdo con Viacom International Media Networks (VIMN), una de las compañías mundiales líderes en entretenimiento, para lanzar un nuevo canal de ficción en abierto, que reemplazará a La 10 y comenzará sus emisiones durante el primer cuatrimestre de 2012.

Este acuerdo afianza la apuesta decidida de Vocento por la televisión de calidad, así como la de Viacom International por el mercado español, depués de su exitosa experiencia con el lanzamiento de MTV en abierto.

Antonio Campo Da´llOrto, vicepresidente ejecutivo, responsable de las marcas de música y director general para el Sur de Europa de Viacom International Media Networks, declaró que «se trata de un acuerdo de suma importancia para VIMN». «El lanzamiento de este cuarto canal deja patente el enorme compromiso del grupo con el mercado español», añadió el directivo, «a la vez que sirve para afianzar nuestra presencia dentro de su panorama audiovisual. VIMN prosigue así en su objetivo estratégico de suministrar contenidos de entretenimiento capaces de seducir a todo el espectro de la audiencia, tanto en plataformas de pago como en abierto. Nickelodeon y sus productos nos consolidan en el mercado infantil, MTV nos acerca al target juvenil y Paramount Comedy, junto al nuevo canal, continuarán aumentando nuestra cuota de pantalla entre el público adulto».

Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, cree que este acuerdo afianza «la estrategia de televisión de nicho de NET TV y elimina las pérdidas de La 10, por cuanto VIMN asegura a NET TV un modelo de negocio rentable. Si a uno de los mayores generadores del mundo no solo de contenidos, sino de entretenimiento en todo su conjunto, se le suma la fuerte presencia nacional y la fuerza informativa de Vocento, la dimensión del acuerdo es importantísima». La presencia de Vocento se potenciará, además, por la participación de Veralia como proveedor de contenidos del canal.
NET TV, que dispone de la capacidad equivalente a un multiplex completo, amplía con este nuevo canal la oferta de canales con contenidos provistos por los accionistas y de los que NET TV es responsable editorial. Con el lanzamiento del nuevo canal, Net TV cierra en 2012 su oferta multicanal, con unos contenidos de calidad y nichos diferenciados.
Asimismo, complementa la familia de canales existentes a día de hoy, formada por el canal infantil Disney, Intereconomía y MTV, que cierran el año con una cuota de audiencia del 3,7 por ciento.
Anuncios

La fusión entre Antena 3 y La Sexta, en la recta final

Todavía no está claro ni el porcentaje de canje de la operación, que oscila entre el 85% y el 90% para el grupo Antena 3, ni el importe de la misma, que podría rondar entre los 100 y 150 millones de euros, dependiendo de las fuentes, pero parece que, esta vez sí, el acuerdo de fusión entre Antena 3 y La Sexta podría anunciarse en breve, aunque aún está sin rubricar, y previa comunicación a la CNMV por parte del grupo Antena 3, un requisito al que está obligado por cotizar en Bolsa.

La fusión entre Antena 3 y La Sexta, es una de las operaciones ‘previstas’ casi desde que se aprobó la modificación de la ley de Televisión Privada, en 2010, precisamente para facilitar estos procesos en el mercado audiovisual.

La otra, la de Telecinco y Cuatro, se fraguó definitivamente a finales del pasado año, dando lugar al grupo Mediaset España. Una vez confirmada la operación entre Antena 3 y La Sexta, que contará con Silvio González como máximo ejecutivo, bajo la presidencia de José Manuel Lara, el mercado audiovisual contará con dos grandes grupos que se repartirán más del 80% de la tarta publicitaria.

mediosymarketing.es

El Consejo de Ministros aprueba el Reglamento de desarrollo de la LGCA

El Consejo ha aprobado el desarrollo del Reglamento de la ya aprobada Ley General de la Comunicación Audiovisual en materia de comunicación comercial televisiva, y para dotar de seguridad jurídica a los operadores. El Reglamento precisa la forma del cómputo de doce minutos de publicidad por hora de reloj, o el número máximo de interrupciones publicitarias por programa. En Autopromoción queda excluido del cómputo de los doce minutos por hora de publicidad los anuncios relacionados con los propios programas o con productos accesorios derivados directamente de esos programas. No obstante, establece un máximo de cinco minutos por hora para este tipo de anuncios.

“Las emisiones que computan dentro de este límite, son los avances de programación, las sobreimpresiones publicitarias sobre los programas (que no se limitan a informar de su próxima emisión) o las autopromociones de las cadenas”. “Se excluyen -dice el texto aprobado- de dicho cómputo, “los programas o secciones de programas que versen sobre la programación de la cadena, las referencias genéricas a la propia cadena o los mensajes emitidos por el público para interactuar con los programas” (entonces ¿qué es la autopromo?). Por último, el Reglamento define también la noción de ‘producto accesorio’ directamente derivado de los programas.

Tampoco computan las telepromociones (publicidad efectuada por el presentador o protagonistas de un programa, utilizando el escenario, la ambientación y el atrezzo del programa), según la LGCA, en el límite de doce minutos, pero se limitan a tres minutos por hora y 36 minutos por día. Entre los aspectos que ahora se precisan de ellas en la Ley está la duración mínima, 45 segundos. También se regula su ubicación, dentro de los programas o, en el caso de las telepromociones relativas a obras de ficción, inmediatamente antes o después de los programas. No pueden emitirse dentro de los bloques publicitarios normales, en cuyo caso computarán dentro del límite de doce minutos.

Tampoco computa en los 12 minutos hora el patrocinio publicitario, según la Ley General de la Comunicación Audiovisual. SIn embargo se fija con carácter general una duración máxima de diez segundos y se especifica que deben ir asociados a programas o subprogramas que tengan una entidad propia, no admitiéndose respecto de secciones de los programas o de avances de programación. En cuanto a su contenido se establecen condiciones como que no pueden incitar a la compra. Cuando un patrocinio no cumpla las condiciones establecidas, se considerará publicidad convencional y, por tanto, computará dentro del límite de doce minutos por hora.

En Emisiones de publicidad durante retransmisiones deportivas, la LGCA permite anuncios publicitarios aislados cuando el acontecimiento se encuentre detenido. Cuando no esté detenido, sólo se consiente la emisión de mensajes publicitarios siempre que permitan seguir dicho acontecimiento (ventanas). El Reglamento aclara cuándo se encuentra el juego detenido, según los reglamentos que rijan cada juego. Se permite la publicidad mediante sobreimpresiones que no ocupen más de una quinta parte de la pantalla y, mediante pantallas partidas, en las que se permite mayor o menor extensión de la pantalla partida dedicada a la publicidad en función de que se mantenga o no el audio de la retransmisión.

Las televisiones públicas cerraron 2010 con unas pérdidas de 536 millones de euros

Las televisiones públicas cerraron el 2010 con unas pérdidas de 536 millones de euros, un 3 por ciento menos que en 2009, que supusieron un coste neto –con la compensación de los ingresos publicitarios– para cada hogar español de 152 euros, un 5,6 por ciento más que el año anterior , según el V Informe Económico sobre la Televisión Pública en España elaborado por Deloitte para Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA).

Este aumento del coste neto por hogar se puede explicar en parte por la retirada de la publicidad en TVE, ya que en 2010, primer ejercicio completo en que ha estado vigente el nuevo modelo de la corporación, los ingresos publicitarios de las televisiones públicas cayeron un 60 por ciento, hasta los 249 millones de euros.

Además, el coste neto por hogar de la cadena pública estatal aumentó un 52 por ciento hasta los 68 euros por hogar, mientras que las autonómicas que mantienen su publicidad tuvieron en 2010 un coste neto para cada hogar de 84 euros, lo que supone una disminución del 15 por ciento respecto al valor del ejercicio 2009 debido al descenso de las subvenciones y de los costes de programación y al aumento de los ingresos publicitarios.

En general, las públicas, tanto TVE como el conjunto de las autonómicas, cerraron el ejercicio con unas pérdidas de 536 millones de euros, cifra que aumenta hasta los 2.454 millones de euros de pérdidas si se descuentan las subvenciones recibidas, que en 2010 aumentaron un 23 por ciento hasta los 1.918 millones de euros, importe al que se sumaron otros 396 millones de euros en concepto de aportaciones al patrimonio realizadas por los gobiernos autonómicos.

Estos resultados, presentados este martes en Madrid durante una jornada organzada por UTECA, supusieron un coste bruto por cada hogar –es decir el coste total sin la compensación de los ingresos publicitarios– de 168 euros, frente a los 184 euros del ejercicio anterior.

Concretamente, TVE supuso un coste bruto por hogar de 68 euros, frente a los 100 euros de coste bruto que supusieron a cada hogar las televisiones autonómicas. No obstante, este coste no es igual en todas las comunidades autonómicas y varía de los 49 euros que cuesta a cada hogar Telemadrid a los 153 euros que cuesta la Televisión del País Vasco.
Si se compara lo que cuesta las televisiones públicas en España con otros países europeos, se ve que en Francia e Italia la televisión pública tiene un coste neto inferior a las públicas españolas, mientras que Reino Unido y Alemania uno mayor.

Rescisión del contrato de la TDT a Astra en Cantabria

El juicio por la rescisión a la empresa Astra del contrato de la  universalización del servicio de TDT en Cantabria se celebrará los próximos 13 y 14 de diciembre en el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Santander, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.

Astra fue adjudicataria del concurso convocado por el anterior Gobierno de Cantabria para universalizar la TDT, peor, al asumir estos objetivos poco después el Ejecutivo central, la Consejería de Industria optó por resolver el contrato.

Este fue adjudicado, a través de una encomienda de gestión a la sociedad pública IDICAN, en un importe de 4,5 millones de euros, que reclama la empresa, que además calculó en su momento una indemnización de 22 millones de euros en concepto de lucro cesante.

En marzo de 2008, SES Astra resultó adjudicataria del concurso para la universalización de la televisión digital en el territorio de la comunidad autónoma, que incluía también servicios de Internet de banda ancha, con un presupuesto de 4,5 millones de euros.

El concurso fue convocado en febrero de 2008 y a él concurrieron también Telecom Castilla La Mancha; Abertis Telecom y la UTE Telefónica Servicios Audiovisuales y Sermafas Telecomunicaciones. La adjudicación se hizo a través de una encomienda de gestión a la sociedad pública regional IDICAN.

La solución planteada por SES Astra contemplaba la construcción de una cabecera de satélite o telepuerto en el Parque Empresarial Besaya, en Reocín, desde donde se hubiera captado la señal de televisión digital terrestre para enviarla al satélite.

Además, SES Astra desarrollaría servicios de banda ancha, que permitirá el acceso en condiciones de gratuidad, con 46 Megahertzios y con unas capacidades similares a la conexión por ADSL, que se podrían prestar en lugares públicos o a empresas.

La oferta de la empresa planteaba un coste máximo de 235 euros para el equipamiento básico (antena y decodificador) y para compensarlo, el Gobierno proyectó una línea de subvenciones para usuarios de zona de sombra y en función de los niveles de renta.

Cuando se presentó públicamente esta adjudicación, el entonces consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico, Javier del Olmo, defendió que la iniciativa se “observaba” desde otras instituciones españolas y europeas, al ser Cantabria la primera comunidad que recurría a la transmisión de la señal digital a través del satélite y no mediante los tradicionales repetidores terrestres.

Esta modalidad fue elegida por Industria, a través del Plan TDCan (Televisión Digital en Cantabria), con el objetivo de llegar a las zonas en las que la orografía de la comunidad autónoma dificultaba la cobertura de la señal.

Tras la rescisión, SES-Astra anunció que emprendería acciones legales por la ruptura unilateral del contrato, acusando al Gobierno de contradecir los principios de libre competencia en el mercado satelital.

El Ejecutivo regional justificó la rescisión en que después en septiembre de 2008, y en respuesta a la realidad de la extensión de la TDT en toda la geografía nacional, el Gobierno de España tomó la decisión de impulsar las medidas adecuadas para hacer posible la universalización del acceso a la TDT en toda España, sin costo alguno del servicio, ni para las Comunidades Autónomas ni para los propios usuarios.

En consecuencia, el Gobierno decidió resolver el contrato, ya que el Estado asumiera íntegramente la implantación del sistema de señal vía satélite para llegar a todos los hogares, para evitar así que se tuviera que asumir la inversión de 4,5 millones de euros que fue asumida íntegramente por el Gobierno de España sin coste alguno para la región.

La CMT establece un pago adicional de 38 millones de euros a Telefónica para financiar RTVE

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha impuesto un pago de 38 millones de euros a Telefónica adicional a lo que ya abonó la empresa de telecomunicaciones para financiar RTVE en virtud de sus ingresos de 2010. Además, el organismo regulador ha establecido que Starmax TV, plataforma de televisión por satélite, que se presentó en marzo, también debe abonar el canon establecido por ley para financiar a la corporación.

En lo referente a Telefónica, tras analizar la información aportada por compañía, la CMT ha impuesto un pago adicional a Telefónica de 21,3 millones de euros y otro de 16,7 millones de euros a Telefónica Móviles a lo que ambas empresas ya aportaron en virtud del canon que las operadoras de telecomunicaciones están obligadas a pagar a RTVE según la Ley de Financiación de RTVE.

Concretamente, la ley establece que las compañías de telecomunicaciones que tengan negocios audiovisuales en distintas comunidades autónomas deben abonar para financiar a RTVE el 0,9 por ciento de sus ingresos brutos anuales. No obstante, Telefónica, a la hora de calcular el canon que tenía que pagar a RTVE, excluyó de sus ingresos de 2010 algunas partidas, al entender que esos ingresos provenían de negocios no gravados por la ley.

Sin embargo, la CMT, en sendas resoluciones fechada el 27 de octubre, ha asegurado que la Ley de financiación CRTVE “no ofrece lugar a dudas” sobre “la base imponible de la aportación a realizar por los operadores de telecomunicaciones” y ha concluido que los ingresos declarados por Telefónica y Telefónica Móviles en el ejercicio 2010, en su autoliquidación, “no se corresponden con la base liquidable que debió haber declarado a los efectos del cálculo de la aportación anual” a realizar a RTVE, por lo que ha impuesto un pago adicional a ambas de 38 millones de euros.

STARMAX OBLIGADA A PAGAR A RTVE

Por otro lado, la CMT, en otra resolución, dada a conocer este jueves, obliga a Starmax TV, la nueva plataforma de televisión de pago pro satélite que comenzó a funcionar en España en el mes de marzo, a destinar el 1,5 por ciento de sus ingresos a RTVE, tal y como establece la Ley de Financiación de RTVE para las televisiones de pago.

Starmax TV había enviado un escrito a la CMT, con fecha 20 de mayo, argumentando que, al ser una plataforma de televisión satelital dedicada a la difusión de canales de televisión de terceros, sin responsabilidad editorial, por tanto, sobre los programas o contenidos audiovisuales que emite, estaba excluida del pago del canon para financiar RTVE.

No obstante, en su resolución, la CMT concluye que Starmax, “al ser una plataforma satelital que ofrece servicios de televisión de acceso condicional de pago, estaría realizando el presupuesto de hecho previsto en la norma –Ley de Financiación de RTVE– y por tanto, deviene obligado a realizar la citada aportación”. Por ello, concluye que Starmax TV deberá realizar una aportación del 1,5 por ciento de sus ingresos brutos de explotación facturados a financiar a la corporación pública.

EuropaPress

El grupo francés Antin IP compra Axion

El grupo francés Antis Infraestructura Partners ha adquirido el cien por cien del capital de la sociedad española Axión, la segunda compañía de infraestructuras de difusión de señal audiovisual en España por un importe que el mercado estima por encima de los cien millones de euros.

Abertis, primer operador de la señal audiovisual en España, estuvo a punto de adquirir esta compañía en 2010 por un importe de 154 millones de euros, pero la operación se canceló debido a las condiciones que impuso la Comisión Nacional de la Competencia.

Ahora el grupo francés TDF, accionista mayoritario de Axion, y los restantes accionistas han acordado la venta en una operación asesorada por GBS Finanzas y Goldman Sachs.

Axión gestiona un total de 575 emplazamientos destinados a la difusión y distribución de señales audiovisuales, la mayoría de ellos ubicados a Andalucía, con lo que da servicio fundamentalmente a los canales de televisión y radio autonómica.

En nota de prensa, TDF señala que esta transacción se inscribe en su política de reubicar sus actividades en los países europeos donde ocupa una posición líder en la difusión de televisión.

efe